28 de junio de 2016

Piensa; tómate tu tiempo.

No permitas que nadie te diga cómo debes sentirte. A ciertas edades, el no saber cuál va a ser tu futuro, qué vas a hacer, qué deseas... es difícil de superar, y eso nos lleva a tiempos bastante malos. Quizá deberíamos ser personas más lógicas y decir: bueno, todavía queda mucho, no me voy a "calentar" la cabeza. Pero es muy complicado.

Por eso quiero escribir esto, para lanzar un mensaje tanto de ánimo como un consejo: a todos los que nos dicen "bueno, ya llegará, no te preocupes. Preocuparse no sirve de nada", les digo que no somos tontos, que lo sabemos. Entendemos perfectamente que el estar sentado en casa pensando en "qué pasará ahora" no sirve de mucho, pero NO podemos evitarlo. Por lo que, a todo aquel que ahora esté en esa situación de desánimo, os digo que lloréis si queréis, que os sentéis a pensar, que no pasa nada. Que todos somos humanos, que no tenemos que estar siempre bien y que preocuparse es natural. 

Es muy complicado levantarse cada día con veinte ideas diferentes, cuarenta "y si" tocando a la puerta, y todos los pros y contras. El dinero, el tiempo, la felicidad... ¿quiero cambiar de aires? ¿me quedo aquí? Ya conozco la ciudad, pero... ¿y si cambio? Pero... ¿y si no me va bien? Además, ¿y si me falta dinero porque no me den beca? ¿y si no encuentro trabajo y me veo en casa sin poder hacer nada?

Pero aunque sea difícil, es natural. A poca gente he encontrado en mi vida que lo tuviera todo super claro a sus 22-23 años. Las cosas cambian. Por eso, aunque necesites consejos y los pidas, no dejes nunca que nadie decida por ti. No dejes que la presión te pueda. Si crees que tienes que tomarte un año de estar en casa intentando trabajar, o simplemente quedarte en casa, hazlo. Se que este último consejo no es muy productivo: todos deberíamos buscar siempre un "algo" que hacer y no ser una carga. Pero a veces simplemente, no se puede. Así que no eres más idiota ni más flojo por quedarte un año en casa. Tienes el derecho de sentarte a reflexionar un poco sobre lo que va a ser tu futuro. Quizá en ese año puedes aprovechar para sacarte el título de algún idioma o el carné de conducir, por ejemplo.

En fin, siento que he echado la charla, pero es que estoy cansada de no saber qué hacer y no encontrar mi posición, y también estoy un poco cansada de que a veces me digan que no me sienta de un modo u otro. Los consejos siempre se aprecian, por supuesto, pero las opiniones que llevan implícitas la presión, o casi "órdenes", o que te dan por simplemente darte algo y que te calles... esas es mejor ignorarlas casi al completo, porque lo único que van a conseguir es que estés más confuso, que te enfades y que te frustres.


Edito: esto es simplemente una reflexión, una opinión que os invita a que reflexionéis y os toméis vuestro tiempo. No intento hacer una crítica a nadie ni mucho menos.

1 comentario:

Una Chica Del Montón dijo...

Desde luego te doy la razón,tenemos que decidir por nosotros mismos a pesar de todos los consejos recibidos,tu eres tu y los demás son los demás y no tienes porque hacer lo que hacen todos si no es lo que deseas,el quedarse en casa de poco sirve (te lo digo por experiencia) siempre es bueno intentarlo aunque no veamos el avance ya llegará,paciencia (como me repito a mi misma) todo conlleva su tiempo y si,no es malo pensar a veces de hecho viene hasta bien aunque en mi opinión deberíamos ser mas pasota con lo malo y preocuparnos mas por lo bueno aunque se entiende que no todos los días nos levantamos igual y no siempre podemos estar bien ...