21 de febrero de 2017

De ilusiones vive la vida.

La ilusión es muy importante; en todos los ámbitos de la vida hay que tenerla. La gente suele decir que no se pierda la esperanza, que debe ser lo último en perderse... pero yo creo que lo que hay que intentar mantener es la ilusión. Sin ella todo pesa más, todo se vuelve decepción, grisáceo, triste. 

Hace no mucho conocí a Pedrita Parker y dijo una frase que aún tengo grabada: "si no te lo pasas bien, es que algo estás haciendo mal." Y yo opino que si te falta ilusión, pongas tierra de por medio, sea donde sea. Darse cuenta de repente de que algo ha dejado de hacerte ilusión es como sentir algo fuerte romperse; se que puede ser una comparación típica, pero es exactamente cómo se siente. Miles de fibras se separan y casi puedes oír cómo se rasga la realidad, como si de un trapo se tratase. Es ahí cuando la frase de 'mejor no esperar nada para evitar decepciones' cobra sentido. Pero un sentido casi nulo, ya que la presión y la tristeza típicas de la decepción están ya presentes. 

Cuando se pierde la ilusión es súper fácil caer en la constante de estar mal, decepcionado con la vida, con todo en general... cuando se pierde la ilusión, sonreír se hace cuesta arriba y las críticas parece que están a tu lado constantemente. Así que, por favor, mantén esa llama siempre que puedas encendida. No te dejes machacar por nada ni nadie, ni siquiera por ti mismo. Nosotros somos a veces nuestros peores enemigos... Actúa, no te doblegues, huye de ti mismo si hace falta... pero mantén viva la ilusión. 

2 comentarios:

Carla Pinto dijo...

Me ha gustado, oye.
Siempre hay que tener ilusión, pero también creo que es importante eso de que si no esperas nada de nadie no te decepcionarás, y desgraciadamente a mí me ha pasado eso mucho. Suelo dar más que recibir -o estoy bastante ciega-. Así que yo estoy como en medio de las dos cosas. Yo me ilusiono mucho por las cosas pero luego veo la realidad y es como un trompazo contra la pared.

Lydia García dijo...

Muchas gracias Carla!

Sí, tienes razón en lo que dices de la realidad, y a mi me pasa mucho. También quizá he expresado mal lo que quería decir, pero con ilusión me refería a las ganas de hacer cosas, al "gusanillo" que nos empuja a soñar y querer hacer algo. Por aplicar algún ejemplo: tener ilusión por un trabajo, por una relación... cuando la ilusión desaparece, es como que empezamos a ver la realidad y es cuando viene la decepción. Por eso digo que cuando algo ya no te hace ilusión, antes de que sea una y otra vez decepcionante (antes de estar siempre esperando algo que no llega), mejor dejarlo ir y buscar algo que te devuelva la ilusión y las ganas jeje

Me alegra mucho que te guste guapa! A ver si con los años aprendemos todos a no esperar nada de nadie jaja que es la lección más difícil!

Un besote!!