6 de abril de 2016

La importancia de un "no".

A veces me siento conmigo misma a pensar, enfadada, por qué he dicho cuando en realidad quería decir que no

Me frustro porque en realidad sé que, aunque haya sitios a los que no iría o cosas que no haría, algo parece que me prohíbe decir que "no". Y hoy quería hablaros de la importancia que tiene esa palabra, y aconsejaros que la uséis más de vez en cuando, pese a que sintáis que no estáis haciendo lo correcto o algo. Me explico:

Muchas veces no me apetece salir, pero con tal de que no piensen mal o por simplemente quedar bien, salgo. Luego quizá me lo paso estupendamente, pero cuando acepto pese a que en realidad quería quedarme en casa, siento que me he fallado a mi misma, porque debería ser lo suficientemente libre de negarme sin sentir culpa. Entonces es cuando reflexiono y me regaño por haber dicho que sí, y me prometo que la próxima, si hay algo que no me apetece, me negaré.

Es ahí donde radica la importancia de esta palabra: a veces, cuanto más valor le demos, más prioridad nos estamos dando a nosotros mismos también. Creo que hay que ayudar siempre que se pueda, por ejemplo, pero hay veces que la gente se toma esa ayuda como una invitación a pedirte favores siempre, y si te pasa como a mi, probablemente te sientas mal por decir que no, y acabes estresado porque tienes que hacer mil cosas tuyas, y también algo más que prometiste. Hay veces que vienen días complicados y estás cansado, y sin embargo habías dicho que saldrías y te sientes mal con sólo pensar en llamar y decir que no vas... pero tienes que hacerlo.

A mi antes me daba vergüenza decir que no. Sí, vergüenza. Pero ahora cada vez me da menos, porque la gente entiende que a veces no tienes ganas o que no puedes hacer lo que habías dicho, y no pasa nada. Yo me regañaba mucho a mí misma por decir que sí, y ahora, aunque todavía me da cosa decir que no a ciertas cosas, cada vez me siento mejor por hacerlo y centrarme más en mi misma y en lo que realmente me apetece.

Así que por favor, tú que estás ahí detrás, piensa en cuantas veces has hecho cosas que no querías al 100% simplemente por no quedar mal... y regálate un no. O varios; siempre que los necesites. Es una palabra importante que tenemos que aprender a usar. ¡Anímate a decir que no!


Espero que os haya gustado. Ha sido una reflexión rápida que llevaba varios días rondándome y que por fin he traducido a palabras. Espero que os ayude un poco el ver que no siempre se queda mal, que todos alguna vez queremos decir que no, y que la gente entiende que no estés dispuesto cada día a ayudar, con el lápiz y la libreta a mano para apuntar lo que haga falta. 

Nos vemos el viernes con una nueva entrada!

Byeee :)

4 comentarios:

InStyleGirl dc dijo...

Hola Lydia!!

De nuevo una gran reflexión. Comprendo perfectamente lo que dices ya que es algo que yo he sentido un millón de veces. Al igual que tú, cada vez son más las veces que digo NO, pese a quien le pese, porque en esta vida o miramos nosotras por nosotras o nadie lo hará y bastante tenemos con el trabajo, estudios y la vida en general, como para no hacer lo que nos plazca el resto de tiempo en el que somos LIBRES de decidir lo que queremos hacer.

No obstante, aún me queda mucho por hacer en este sentido porque, si soy sincera, a veces tengo la necesidad de inventarme excusas tipo "no me encuentro bien" en lugar de decir simplemente que finalmente no me apetece.

Un besazo enorme y seguimos leyéndonos ;)

Lydia García dijo...

Hola guapísima!!

Muchas gracias por dejar tu opinión una vez más! Yo coincido totalmente, a mi todavía me cuesta, y veo que a mucha otra gente también, y es algo que debemos decir más a menudo. Al menos tú ya has llegado a decir "no me encuentro bien", yo a veces ni eso jaja me queda mucho que recorrer todavía, pero poco a poco!

Un besote enorme! Nos leemos ^^

XamaBlack dijo...

Hola Lil!! Que bien te entiendo, a mi me ha pasado incontables veces, aunque, como tú dices, acabas saliendo y pasándolo bien. Pero la cuestión es saber decir NO. Yo creo que cuando se alcanza ya una edad se van comprendiendo este tipo de cosas, y seguro que muchos que se encuentren esta publicación van a estar de acuerdo en ello. Bueno, sigue publicando tan a menudo, me encantan leer este tipo de entradas. ¡Un saludo!

xxxx

Lydia García dijo...

Muchas gracias Xama! Me alegra muchísimo ver que te gustan tanto mis entradas ^^ Es motivación por un tubo!! :D Y sí, tenemos que aprender a decir más que no, que cuenta nos trae. Opino como tú: la experiencia nos la trae la edad, por supuesto. A mi antes me costaba barbaridades decir que no, y ahora ya poco a poco voy priorizando más y me atrevo más con el famoso vocablo! jeje

Ya mismo saco la entrada nueva! Un saludo!! :D