9 de marzo de 2016

Quiérete.

No te abandones. Nunca dejes de quererte ni de mirarte al espejo y decirte que mereces la pena, porque eres increíble.

A veces, cuando caemos en un círculo vicioso de malos hábitos, es muy difícil salir de el. Por eso hay que darse la oportunidad de conocerse a uno mismo y hay que intentar escapar de ahí porque, te digo algo, una vez entras en un círculo bueno, también es difícil salir de el y se agradece. Hay que intentar ser más positivos en general. Y no, no me refiero al positivismo a veces vomitivo que ofrecen ciertos personajes o marcas incluso (tipo Mr Wonderful). Ese positivismo gusta y te hace pensar. A veces hay imágenes graciosas que te alegran el día y demás, pero no siempre se puede vivir con la sonrisa en la cara y en plan "todo es maravilloso". Aún así, hay que intentar en la medida de lo posible hacerlo: sonreír más, querernos más, ser egoístas de vez en cuando también.

Conozco gente que a veces me dice: "¿pero cómo voy a hacer esto? Es que a mi pareja/amigo no le apetecería." Y no, eso está fatal. Tenemos que crear nuestro propio espacio y hacer lo que nos gusta sin miedo a que nos puedan juzgar por hacerlo e incluso reprochar que lo hagamos. Aunque hay que adaptarse un poco también, no se trata de darlo siempre todo al 120%. Tenemos que darnos más a nosotros mismos y valorarnos y querernos.

Y tú, que estas ahí detrás, ve a darte un buen baño en cuanto puedas, sólo, escuchando música y relajándote, pensando en las cosas maravillosas que tienes y las que están por venir. Llora también si lo necesitas, porque nada es mejor para la mente que liberarse así de vez en cuando. Canta como un loco. Vive.

Quiérete.

1 comentario:

InStyleGirl dc dijo...

Maravillosa entrada y buenísimos consejos. Además, has sabido transmitir con las palabras el optimismo que esperas que sintamos los lectores. Encantada de pasarme por aquí :D